Emprender tras el parto: la historia de tres chilenas que encontraron la forma de compatibilizar trabajo y maternidad

Conocimos de cerca las historias de estas mujeres aperradas que decidieron convertirse en sus propias jefas luego de ser madres para compatibilizar el ganar dinero extra con el tiempo para criar a sus hijos.

Tal como cuentan las protagonistas de esta historia, es difícil reinventarse después del parto. Tras dar a luz, la perspectiva de la vida cambia y para algunas, como estas madres, sus prioridades dieron un vuelco: pasaron de ser los viajes y el trabajo a la necesidad de cuidar a sus hijos y así es como el emprendimiento femenino se ha vuelto cada vez más habitual. Para muestra, un botón: las mujeres representamos el 41% de la fuerza laboral en el mundo y Chile es el sexto país con menor participación laboral femenina. Sin embargo, cuando hablamos de emprendimiento en Chile, las mujeres somos el 38.7%, lo que demuestra una alta participación nuestra en este nicho.

Las mujeres emprendedoras tienen en promedio uno o dos hijos, hoy nos cuentan sus historias. ¿Cómo es empezar de cero? ¿Salir de la zona de confort? ¿Cómo crecer profesionalmente y compatibilizan con este desafío los afectos, amistades, amor y familia?

emprendedora-3_816x428

Gabriela Lacoste es periodista de profesión, tiene 40 años y al nacer su hijo Domingo la vida de reportera con turnos largos y de fin de semana se le hicieron incompatibles con su necesidad de estar junto a su hijo, es por ello que junto a su marido decidieron emprender con un local de pizzas y delivery, Arlecchino Pizzas. “Como empleado siempre tienes un techo de crecimiento, mientras que como emprendedor puedes crecer todo lo que quieras”, destaca

“Antes mi vida era mucho más relajada”, confiesa Gabriela, “sólo me dedicaba a trabajar para pagar mis gastos, viajes y pasarlo bien. Una vida, siempre, muy tranquila. Después que nació Domingo empezaron a complicarme los horarios. Soy periodista, trabajaba en un diario, entonces los turnos empezaron a ser incompatibles con la vida que quería llevar y la atención que quería entregarle a mi hijo. Ahí comencé a buscar alternativas, la que elegí -y que dura hasta hoy- fue instalar una pizzería delivery en Las Condes. Me lancé y agradezco los frutos que ha dado y que todo resulto mejor de lo pensado”.

“Es difícil compatibilizar una buena maternidad y ser exitosa, es complicado en trabajos formales en donde debes cumplir horarios fijos. La maternidad y la familia requieren mucho tiempo, en mi caso personal, además fue un llamado interior, quería estar más tiempo con mi hijo y no perderme nada, cuando eliges por el éxito laboral en trabajos formales, evidentemente debes sacrificar mucho tiempo con los niños”.

Yudtih Simonsohn es publicista, tiene 31 años y nos cuenta que antes de ser madre tenía un trabajo “interesante y desafiante” del cual se preocupaba 24/7. “Respondía Whatsapp estando en preparto”, lanza. Sin embargo, tras el nacimiento de su primer hijo, toda su vida cambió.

Yudith ahora es Directora de Baby Needs donde asesora a madres, en su mayoría primerizas, su propio emprendimiento que la llevó del estresante camino hacia el éxito laboral, al trabajo desde casa. “Cuando ya quedaba un mes para que terminase mi post natal, me bajó toda la angustia. No sabía cómo iba a poder compatibilizar ambos roles, el profesional y el de mamá. Soy publicista y eso es sinónimo de no tener horarios. Sentía que para qué lo traje al mundo si no lo voy a poder disfrutar.

“Así fue como volví a mi trabajo, con un extractor de leche en la mano, con una foto de él en la otra. Alcancé a estar dos semanas… A los meses leí una entrevista que decía “después de un par de años podemos trabajar y alcanzar un buen puesto nuevamente, pero no podemos volver a la infancia de los niños si no estamos ahí”. Y decidí renunciar”.

“Llevaba unos meses en la casa y sentí la necesidad de generar ingresos, pero que fuera compatible con estar en la casa con una guagua de meses. Me di cuenta que el tema del cual más estaba aprendiendo y, por sobre todo, más me interesaba, era el mundo de las guaguas. El nicho está súper saturado, pero le di una vuelta a cómo podía darle un atributo diferenciador y ahí nació la idea de la asesoría. Los productos para guaguas son infinitos, desde el coche hasta el basurero de pañales y cuando eres primeriza todo es desconocido, por eso me preocupé desde el inicio que con cada producto que subía iba una descripción, uso y utilidad. Cuando me contactan por un producto, también doy este servicio de guía gratuito. Es como tener esa amiga que ya tiene hijos a la que le preguntas todo”.

“Es difícil ser una mujer trabajadora y exitosa sobre todo cuando tus hijos son chicos, cuando todavía no duermen bien, o cuando están aun con lactancia materna. La mujer está demasiado cansada y rendir en ambos frentes es un tremendo desafío. También creo que el empleador chileno es súper poco respetuoso de la maternidad”.

Daniela Rojas es profesora de inglés, luego de nacer su segundo hijo decidió que quería trabajar desde casa para poder criarlos, es por ello que motivada por una amiga se hizo parte de la venta de maquillaje por catálogo, hoy dirige un equipo de ventas con el cual, principalmente, se comunica a través de internet.

“En el segundo embarazo estaba determinada a estar con mis niños y aprovechar mi post natal hasta cuando yo quisiera. Así es como fui invitada por una amiga a una charla de multinivel de Oriflame y me puse la meta de tener el postnatal eterno que disfruto hasta hoy”.

“No creo que sea difícil ser exitosa profesionalmente para una madre ya que uno se organiza. Quizás lo más difícil es justamente que té eres tu propia jefa y debes respetar los horarios que te determinaste para trabajar y avanzar. En mi caso personal uso mucho las redes sociales, tengo un canal de YouTube donde mi equipo usa el material allí expuesto y también lo comparten. La perseverancia y tener claro los objetivos es esencial porque al emprender estarás llena de prejuicios a tu alrededor y luego eso se recompensa con resultados. Hoy yo disfruto de emprender junto a mi esposo que terminó creyendo en esto luego de estudiarlo lleno de dudas”.

en pareja

Haciendo Riquezas

Editor web de Haciendo Riquezas